Para la inmensa mayoría de los colombianos el nombre Alicia Arango era desconocido hasta hace menos dos semanas cuando en medio de una de sus últimas entrevistas como Ministra de Trabajo   realizó unas controversiales declaraciones donde expresó “Un ingeniero de sistemas no lo necesitas todo el día en tu oficina sino dos horas”

A partir de ese momento Alicia quedó en el radar de los colombianos siendo objeto de críticas, burlas y memes; pero más allá de ese comentario ella es una de las personas más importante de los últimos 20 años de la política colombiana, solo que casi siempre ha estado al margen y alejada de los reflectores.

Los colombianos desconocen que esta mujer caribeña, Cartagenera para ser más exactos, fue quien logró que el entonces candidato presidencial Álvaro Uribe Vélez pasará de un sólo 2% de popularidad a convertirse en presidente en 1ª vuelta con más de 6 millones de votos.

pero lo interesante en esta historia es que no fue Uribe quien buscó Alicia, sino que fue ella quien buscó Álvaro y le dijo a él, que ella se iba a encargar manejar su compaña, siendo palabras más palabras menos quien logró que la imagen de Uribe fuera conocida en todo el país y lograra con ello la Presidencia de Colombia.  

 

Foto:Presidencia
 

Siendo Uribe presidente Alicia Arango se desempeñó como secretaria privada, se convirtió no solo en su mano derecha sino en una de las personas más cercana del presidente, y de las pocas que estuvieron con él durante los 8 años de su gobierno.

No es descabellado decir que gran parte del éxito que tuvo el gobierno Uribe- en especial su primer periodo 2002 /2006-  se  debió a la gestión Arango , la forma  como con su organización y planeación  manejó los tiempos y ritmos de la agenda política nacional, todos los proyectos importantes de esos 8 años pasaron por sus manos, además  era quien decidía quien si , quien no y en que momento se podía  reunir con el presidente y cuales temas tratar.

Alicia Arango se convirtió rápidamente en una mujer que era admirada y respetada tanto por lo miembros del gabinete ministerial, como por los políticos de todas las regiones, ya que sabían que ella era una mezcla inusual entre la cordialidad que los hacía sentir únicos y valorados; y la determinación que se veía reflejada cuando debía darle a sus interlocutores un NO a sus pretensiones, cuando estas no correspondían a los interés de la agenda nacional.

Pero la relevancia de Alicia se veía más que nunca cuando gracias al trato y carisma lograba que el dirigente o movimiento político al que le acababa de decir NO, saliera del palacio de Nariño sin sentirse ofendido o menospreciado.

Y esa habilidad casi mágica qué posee Alicia de saber lidiar con los egos, necesidades  y caprichos de los dirigentes políticos colombianos  sin que se sientan denigrados u ofendidos; Son  las que hoy más que nunca necesito el gobierno del presidente Duque para sacar adelante su agenda legislativa y poder encaminar  su mandato presidencial, el cual en su primera parte se ha caracterizado por una sensación  generalizada de desgobierno y  una falta de articulación entre la agenda presidencial y la agenda legislativa.

Es por esto qué el nombramiento de Alicia Arango como nueva ministra del interior es tan acertado porque si hay alguien que pueda darle un giro de 180 grados  a la gestión de la Presidencia y empezar a tener resultados en la agenda legislativa que han sido tan escasos en los 18 meses que han transcurrido del Gobierno de Duque es ella.

La designación de Alicia se puede comparar al momento cuando en la batalla del Pantano de Vargas, Bolívar al ver la inminencia de su derrota envía al fragor del combate a sus ultimas tropas lideradas por Rondón, a quien el libertador le grito “coronel, Salve usted la patria”.

Siendo de esta forma la Ministra Arango, la única persona- así lo ve el Presidente Duque- capaz de sacar del letargo que está la agenda de gobierno, ya que Alicia sabe cómo desatar ese nudo gordiano  que son las relaciones con el Congreso, además de tener un amplio conocimiento del interior de la Presidencia y como si fuera poco es una persona entera confianza del expresidente Uribe; Con su designación como Ministra  del Interior, la clase política sabe que con Alicia  Arango la cosa es a otro precio.

Alexander  Asprilla Dediego 

@alasde

Para todo es claro que el país se encuentra en un momento álgido en la historia reciente, originado por las marchas que se han generado desde el #21N y que se han mantenido en los días siguiente, llevando a la fecha (28 de noviembre) 8 días de manifestaciones ininterrumpidas en   muchas ciudades del país.

Estas manifestaciones han tenido defensores y detractores y esto, como era de esperarse ha polarizado más la situación del país, donde de un lado u otro se manifiestan o esperan que referentes del país se manifiesten frente a las diversas situaciones que se están viviendo.

De lo cual surge el deseo de muchos de leer, ver o escuchar la opinión de nuestros “ídolos” o influencers frente a la crisis que vive la nación   y es ahí donde quiero hacer una reflexión destacando dos casos, el de Jbalvin y el de Epa Colombia.

En redes sociales he leído decenas de críticas a Jbalvin, ya sea por; no pronunciarse frente a la situación o por lo poca claro de su mensaje cuando se manifestó frente a lo que pasa en el país (palo porque sí y palo porque no), por el otro lado esta Epa Colombia, a quien como sociedad “convertimos” en un fenómeno mediático y a quien vimos como se mostraba orgullosa haciendo destrozos en una estación de Transmilenio en Bogotá.

¿La “relevancia” de Daneidy (nombre de EPA Colombia) se la dio ella o se la dimos nosotros?  Si creamos referentes desde lo banal, no nos debemos sorprender o indignar cuando estas personas, hagan cosas tan impensables como lo que ella hizo, ¿si le hemos celebrado todas sus payasadas, como esperamos que tengan mesura o autocritica?

¿Qué por qué Jbalvin se manifestó frente a las problemáticas en Venezuela y Puerto Rico y no en los de Colombia?   Por la misma razón que todos somos muy buenos diciéndoles o recomendándoles a los demás que hacer, pero cuando nos toca aplicar en nuestra vida lo que recomendamos no somos capaces, es más fácil criticar lo que está afuera, que corregir las fallas que tenemos adentro.

¿La culpa es de José (nombre de Jbalvin) por no hablar o demorarse en pronunciarse?  ¿José como musico tiene la obligación manifestarse frente a los diversos problemas del país?

La respuesta es NO,  él  no tiene esa obligación,  es un artista y su prioridad es hacer música  y ofrecer  grandes shows artísticos; lo que pasa es que nos hemos convertido en una sociedad que espera/desea que sean otros  los que tomen la vocería y/o hagan lo que nosotros, si cada uno de nosotros deberíamos hacer pero no hacemos,  el ejemplo del cambio, los que debemos  hacer escuchar nuestra voz a favor o en contra, no es algo que le corresponda a José o a los demás influencers o ídolos del país.

Los ídolos e influencers de nuestros círculos sociales debemos ser cada uno de nosotros, quienes con nuestro actuar y proceder, nos convirtamos en los referentes de nuestros hijos, sobrinos, nietos, amigos, familiares, conocidos, etc ;  debemos  empezar a dejar de lado el conformismo de solo  esperar que otros hagan lo que nos corresponde y luego salir a reclamar porque ellos hacen o no hacen lo que queremos o esperamos que deberían hacer.

De José (Jbalvin) lo único que espero es que este sábado en el concierto que se realizará en Medellín, me ponga a perriar hasta abajo toda la noche,  de Epa Colombia… que la justicia le ayude aprender la lección frente a lo  que hizo.

Seamos el cambio que queremos para la sociedad, seamos cada uno de nosotros los ídolos e influencers positivos, de nuestros círculos sociales.

Nosotros, todos los colombianos somos accionistas/dueños de esta gran empresa llamada Colombia, Por su parte el presidente es un gerente/ administrador/ capataz que nosotros escogimos (elecciones)

Ese gerente/ presidente, ha sido seleccionado con base en unas habilidades cualidades, características que nos dio a conocer en el proceso de selección (promesas de campaña), las cuales pensamos le aportarán valor  a la empresa y que con su  gestión  permitan mejorar los principales indicadores de la  compañía (salud, educación, orden público, economía, entre otros) , de igual  forma es importante tener claro que nuestro gerente,  no puede hacer lo que quiera ya que sólo administra pero NO es el dueño en este caso de la empresa llamada Colombia.

Nuestro gerente como cualquier empleado, tiene unos tiempos/plazos estipulados en los cuales se espera que su GESTIÓN empiecen a evidenciar los resultados esperados (15 meses a la fecha)

 ¿Qué pasa en una empresa/ restaurante/ finca/ cuando pasado el tiempo, la gestión del administrador/gerente, no está dando los resultados esperados (reducción del desempleo, atención a problemas sociales, seguridad, etc.)

¿Lo despedimos de inmediato? No, así no se procede (y no se está pidiendo la renuncia de Duque).

Foto tomada por:@rozomilo

Buscar