Uno de los aspectos claves para el desarrollo de cualquier nuevo negocio o el sostenimiento de una empresa existente, es definir cuanto flujo de caja necesita para    soportar sus operaciones.

Pero ¿Qué es el flujo de caja?

El flujo de caja es la cantidad de dinero que necesitas para cubrir los costos y gastos operación de tu negocio; es decir, la cantidad de dinero que requieres para pagar arriendo, salarios, servicios, comprar insumos y/o productos entre otros rubros requeridos para la operación de tu negocio durante e un periodo de tiempo determinado (generalmente en meses) indiferente si se están generando ingresos o no.

Es decir es la cantidad mínima de dinero que necesitas para que tu negocio opere por un periodo de tiempo determinado (meses) sin afectar su operación

 

¿Por qué es importante determinar el flujo de caja para su negocio?

Todos quisiéramos que nuestros negocios y empresas generaran ingresos constantes desde el momento de iniciar operaciones y que obviamente que dichos ingresos sean superiores a los costos y gastos en que incurrimos. Pero la realidad es que, sobre todo al iniciar nuestro negocio, tendremos periodos en los cuales nuestros ingresos serán inferiores a nuestros egresos, o simplemente no se generaran ingresos algunos ya sea que nuestro producto y/o servicio es nuevo en el mercado y aún no se han concretado las primeras ventas.  O porque las condiciones del mercado han cambiado y nuestros productos no tienen la misma demanda que antes.

¿y qué pasa si no contamos con los recursos suficientes para cubrir los egresos  de la operación de nuestro negocio? Pues sencillo se empiezan a presentar problemas en nuestra operación, pagos a empleados, proveedores que eventualmente pueden llevar a la quiebra de la empresa.

Lo ideal sería que desde el momento de planear la creación y puesta en operación del negocio/empresa se incluyera además de la inversión inicial (maquinaria, equipos, adecuaciones locativas, etc) se incluyera el flujo de caja para un periodo de tiempo mínimo de 3 meses, aunque lo ideal sería contar con el flujo de caja requerido para los primeros 6 meses de operación y de esa forma poder dedicarte a posicionar en forma efectiva tu negocio sin preocuparse por temas financieros.

Claro está que la realidad empresarial es muy distinta; y la mayoría de los pequeños y medianos negocios de américa latina no pueden o no logran contar con flujos de cajas que soporten más de dos meses de operación.

Situación internacional

Pero esta situación no es exclusiva solo de los pequeños negocios de Latinoamérica, sino que también es una constante en EE.UU y muchos países europeos. Por ejemplo un estudio del JPmorgan Chase Institute demostró que los negocios pequeños en los EE.UU en promedio solo tienen  flujo de caja para 27 días de operación, por lo cual se puede decir que prácticamente viven al día para sostener sus negocios.

 

Al realizar un análisis detallado por los principales sectores/actividades económicas en los EE.UU encontramos que:

Los restaurantes en promedio solo tienen flujo de caja para 16 días de operación, es decir, viven de quincena en quincena.; situación similar se presenta en los servicios de reparación y mantenimiento y en los de retail, los cuales solo tiene dinero para soportar 18 y 19 días respectivamente.

Por su parte los servicios de salud llegan a tener flujo de caja para cubrir sus gastos por 30 días, las empresas de servicios de alta tecnología lo hacen por 33 días, mientras que las empresas inmobiliarias son las que tienen mayor flujo de caja en promedio con 47 días.

 

Como vemos sostener la operación de cualquier negocio, es uno de los retos que tienen que sortear más frecuente de lo deseado los empresarios de casi todos los niveles.

Una de las primeras recomendaciones para lograr un crecimiento escalonado y sostenible de su negocio, es no realizar inversiones de mediano y largo plazo (compras de equipos, ampliación del equipo de trabajo, etc) basado en resultados de corto plazo que no siempre son sostenibles en el tiempo.

Indiferente si su caso es el de una nueva empresa o de una empresa que atraviesa por estas dificultades, con un proceso adecuado de planeación estratégica y en algunos casos de reestructuración empresarial, se logra alcanzar la estabilidad ideal del negocio.

 

En próximos artículos les daré algunas recomendaciones para mejorar la cobertura del flujo de caja de su negocio.

Por ultimo recuerden “Ningún mar en calma hizo experto a un marinero”

 

Alexander Asprilla Dediego

Consultor Empresarial y de Negocios

@alasde

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 


Buscar