El domingo 11 de marzo muchos nos reímos de la registraduria por tener que sacar copias de los tarjetones de las consultas. Pero lo que no sabíamos es, que quien se rio del pueblo colombiano ese día fue la registraduría.

Porque en esas consulta en las cuales participamos   más de 9 millones de colombianos eligiendo candidatos ya sea de los de centro democrático o de inclusión social (Petro o Caicedo) todos los colombianos que participamos   quedamos empadronados electoralmente.

¿empadronamiento electoral? Que eso

El empadronamiento electoral se presenta cuando el gobierno clasifica a los ciudadanos por sus tendencias políticas, en este caso quienes votaron por candidatos de la izquierda y quienes votaron por candidatos de la derecha.

Eso que hizo la registraduría va en violación del derecho al voto, contemplado en la constitución política, donde se estable que nuestro voto debe ser secreto

¿Cómo se violó nuestro voto secreto?

Sencillo la registraduría dispuso en forma ilegal, llevan un registro de que consulta solicitamos cada uno de los que participamos. Dicha información se registró en los formatos E-14 y E-11 y un listado complementario, en el cual se indicaba(resaltaba) el numero de la cedula de la persona que reclamo tarjetón ya sea para votar por la consulta de  izquierda o la de la derecha. Y eso se conoce como empadronamiento electoral y es ilegal en Colombia.

¿Cuál es el problema? Que por el hecho de tener dos listados (izquierda y derecha) para registrar los que pedimos los tarjetones de las consultas (en lugar de uno solo) ya la registraduría y los partidos políticos saben porque tendencia votamos.

Así es, ya que dicha información la registraduría se queda con una copia y le entrega copia de esta a los dos partidos o movimientos políticos que participaron las consultas el 11 de marzo pasado.

 

Lo que hizo la registraduría es ilegal ya que incluso la corte constitucional en la sentencia T-261/98 dejó claro que el estado debe garantizar que nuestro voto sea siempre secreto

Ya que si nuestro voto no es secreto podemos ser objeto de amenazas y represalias por la forma como votamos y esto podría en casos extremos afectar hasta nuestro trabajo.

Ejemplo: supongamos que su jefe es Uribistas y usted no. Pero en su trabajo se abstiene e manifestar sus tendencias políticas.  Hasta ahí todo normal, pero que pasa el pasado El 11 de marzo usted votó por la consulta de izquierda.  Y su voto quedó en los dos listados de ideologías políticas, Pero como ya existe un registro en poder de la registraduría y de los movimientos políticos de como usted votó.

solo es cuestión de tiempo que esas bases de datos (de como votamos) se empiecen a filtrar o vender, ya que como en este país la compra y venta de base de datos es un practica cotidiana (así sea ilegal) puede que en su empresa  compren o reciban dicha información y les de por cruzar los  listados con la cédula de sus empleados y sepan  de esa forma quienes votaron por la izquierda y quienes por la derecha.

Desde ese momento su ambiente laboral se puede ver seriamente afectado y llegar a extremos de ser despedido por votar por un movimiento político diferente al que siguen en su trabajo.

Así que al final el objeto de chistes no será el registrador, sino nosotros los que participamos en las consultas presidenciales y ya fuimos clasificados de izquierda o de derecha (empadronamiento electoral)

Y eso les recuerdo es un delito muy grave el que cometió la registraduría en contra de uno de los pocos derechos “sagrados” que nos quedaban como colombianos y era el hecho  de que nuestro voto  fuera secreto.

 

Alexander  Asprilla Dediego

@alasde

 


Buscar