Dentro de las actividades realizadas para conmemorar los 40 años de Plaza Mayor Medellín, la ciudad recibió el día 23 de Abril del 2015, la visita del Presentador y Conferencista internacional Ismael Cala,  conocida en Latinoamérica  por el programa de entrevistas que CALA transmitido por la cadena CNN en Español.

La visita de Cala a Medellín tenía como objetivo presentar su conferencia basada en su libro “El poder de escuchar”, en dicha conferencia los asistentes tuvimos la oportunidad de conocer más acerca de la persona detrás de la pantalla, y la forma como sus experiencias de vida (en especial las difíciles), lo han impulsado a realizar cambios en su vivir y buscar la forma de ayudar a otros a superar dificultades similares.

Las conferencias de Cala se caracterizan por su constante interacción con el público, a fin de lograr convertir el momento en un espacio entre cercanos, casi amigos, dada la forma de abordar los diferentes temas que nos compartió ese día.

Y es así que como en uno de los apartes de su charla en la cual se refería a aquellos aspectos que nos son dados desde que nacemos, los cuales algunos aceptamos y otros no; Cala nos comparte que el no estaba conforme con el nombre con el cual fue bautizado, por lo cual en un momento de su vida decide cambiárselo.

Es en este momento en el cual pregunta a los más de 300 asistentes al evento, que levantarán la mano quienes se habían cambiado alguno de sus nombres, siendo ahí el momento en el cual por infortunio o suerte, soy yo la única persona que levanta la mano, por lo cual soy invitado a subir al escenario y compartir con él y los asistentes un breve pero significativo momento sobre las motivaciones por las cuales me quite el primer nombre (el cual era uno de mis secretos mejor guardados).

  

Además de contar la importancia de mi madres y su disposición a siempre escucharme y respetar mis decisiones desde muy temprana edad, como fue el quitarme mi primer nombre y ser solo Alexander.

Fueron solo unos cuantos minutos, pero la forma como Cala llevó la charla, la hizo agradable tanto para mí, como para los asistentes.

Al final de esta experiencia me quedo con esta frase de Ismael Cala

 

“El secreto del buen hablar es saber escuchar".


Buscar