Le permite a la empresa lograr el cumplimiento de las metas de corto, mediano y largo plazo establecidas.

Realizar una planeación estratégica implica considerar los diferentes fenómenos internos como externos que pueden influir tanto en forma positiva como negativa en el cumplimiento de los objetivos de la compañía.

Un proceso de planeación estratégica implica identificar y analizar los riesgos potenciales y las oportunidades que se pueden presentar.   Y de esta forma tratar de minimizar los primeros y maximizar los segundos.

Por medio de este proceso se analizan los efectos que tendrán cambios en los entornos económicos, políticos, sociales, tecnológicos y culturales en el devenir de la compañía.

Para el éxito de este proceso se requiere conocer en detalle las diferentes áreas de la empresa al igual que el papel que desempeñan los diferentes miembros del equipo de trabajo y la injerencia que tiene su labor en el cumplimiento de los lineamientos trazados.


Buscar